Chulazos

Charlie King, nuevo novio de Sam Smith DESNUDO

PULSAR AQUÍ

 

Pulsa:   http://revistazeroespeciales.es/11111111111111111111111000-2/

 

 


 

 

 

La primera sesión del curso político en la Unión Europea (UE) se ha abierto este miércoles con el tradicional discurso del presidente de la Comisión Europea ante el Parlamento en Estrasburgo. Jean-Claude Juncker ha tratado los principales retos a los que se enfrentan los Estados miembros, basando su intervención en la crisis de identidad y los valores europeos: “La UE no es lo suficientemente social”.

Subido al atril del Parlamento, Juncker se ha dirigido a los europarlamentarios para apagar varios fuegos que preocupan en el seno de la Unión. Sobre la anunciada salida del Reino Unido, el presidente de la Comisión ha mantenido que respeta la decisión de los británicos, pero, como era de esperar, no la comparte. Asimismo, se ha mostrado convencido de que el ‘Brexit’ no supone una amenaza para la existencia de la UE, pero ha advertido de que el populismo no soluciona problemas, sino que los crea.

Ante la amenaza terrorista (más de 30 ataques en suelo europeo desde 2004), el presidente de la Comisión ha propuesto aunar esfuerzos militares -insinuando quela UE necesita un fondo para la defensa permanente y una fuerza militar común– y ser fieles a la democracia, “abierta y plural”, de las sociedades europeas. Asimismo, ha alabado las medidas de la Unión contra la utilización de armas de fuego, la financiación del terrorismo, la retirada de páginas webs y la erradicación del radicalismo en los colegios.

No obstante, Juncker ha dejado entender que las medidas internas no son suficientes, sino que, elogiando la labor de los operarios de Frontex, ha mencionado que “hay que saber qué individuos cruzan nuestras fronteras”. Para ello, ha explicado el nuevo sistema europeo de autorización de viaje: “Sabremos quién viaja a Europa antes de que esta persona llegue a Europa”.

Otra de las medidas para atajar las causas de la inmigración es el plan de inversiones para África y países vecinos: “Con este crecimiento económico, conseguiríamos un objetivo crucial para la UE”.

El presidente de la Comisión ha enfatizado la necesidad de que Europa tenga más peso en el exterior -“El mundo cada vez es mayor y Europa cada vez más pequeña”- con la guerra siria: “¿Dónde está la UE? ¿Dónde están sus Estados miembros?”.

Además, Juncker ha sacado pecho de los distintos logros de la Unión en este curso político. Ha reclamado que cualquier empresa, sea grande o pequeña, en una clara alusión al caso Apple en Irlanda, debe pagar sus impuestos donde obtenga beneficios, y ha adelantado quee la Comisión “luchará” contra este tipo de exenciones. Como otro de los logros, ha elogiado la labor de la UE como garante del modo europeo de vida. Por ello, ha señalado, la UE ha apoyado a su agricultura y ganadería: “No puedo aceptar que el agua sea más cara que la leche”.

Su discurso no ha estado desprovisto de críticas a algunos estados, ya sean miembros o vecinos. Juncker ha reprochado los casos de pena de muerte y ha defendido un sistema de Justicia justo, en una velada referencia a Turquía, país con el que la UE mantiene un acuerdo para controlar la inmigración. Además, ha reprobado las recientes agresiones a inmigrantes polacos en el Reino Unido. En este sentido, ha hablado de solidaridad con los refugiados, señalando que “se necesita mucha más solidaridad, voluntaria, del fondo del corazón” a la hora de aceptar las cuotas de cada país miembro, cuestión controvertida en países como Hungría, que celebrará un referéndum el 2 de octubre.

La intervención ha girado en torno a la pérdida de identidad y a la necesidad de volver a poner sobre la mesa los valores de la Unión. Sobre esto, ha confirmado que para 2020 estará listo un Cuerpo Europeo de Solidaridad para que los jóvenes trabajen y adquieran “experiencia humana de un valor incalculable” allá donde más se les necesite. Y es que uno los principales problemas a los que se enfrenta el continente es el desempleo juvenil: “No aceptaré que los jóvenes sean la primera generación en 70 años más pobre que sus padres”, ha explicado el luxemburgués.

Dentro de esa visión europea, ha destacado la necesidad de empoderar a sus ciudadanos y darles la posibilidad de interactuar a través de internet. Sin embargo, ha reconocido que la UE tiene un problema de comunicación: “No hablamos con aquellos a los que gobernamos”. Por esa razón, ha instado a los representantes de la UE ha explicar mejor su labor en los distintos parlamentos: “Tenemos que acabar con la cantinela de que cada éxito es nacional y cada fracaso europeo”.

En el escenario volátil en el que el continente se enmarca, Juncker ha advertido del peligro de desunión: “¿Qué vamos a transmitir nosotros a nuestros hijos? ¿Una Unión desmembrada sin visión de futuro? Va siendo hora de asumir responsabilidades y construir juntos Europa”.

“La Historia no se acordará de nosotros, pero sí se acordará de nuestros errores”, ha asegurado el presidente de la Comisión. “No nos hagamos responsables de los errores que pongan fin al proyecto europeo”.

Sobre el Autor

Mark Farrugia

Añadir Comentario

Click here to post a comment

Suscribirme al Boletín

¡Reciba las últimas noticias e información directamente de nosotros hacia usted!