Moda

8 pautas de estilo para vestir de traje

PULSAR AQUÍ

París, la ciudad más turística del mundo, ha perdido un 15% de visitantes. Francia sigue en ese peculiar estado de guerra declarado por el presidente Hollande, hay patrullas de soldados por la calle y las medidas de seguridad se han convertido en algo cotidiano. La vida sigue. Y sigue el debate académico, un rasgo tan característico de la cultura parisina, ahora encallado en dos frentes inamovibles y furiosamente enemigos: desde una trinchera se proclama “la radicalización del islamismo”; desde la otra trinchera, “la islamización del radicalismo”. De un lado, los seguidores del profesor Gilles Kepel, que ven a Occidente enfrentado a una ideología planetaria agresiva y basada en el Islam. Del otro lado, los seguidores delprofesor Olivier Roy, quienes perciben tras el terror un fenómeno nihilista y generacional, teñido de matices culturales y socioeconómicos, que usa el islam como simple coartada para su ansia de muerte.