Musica

El mexicano Carlos Rivera vuelve a España en su momento más dulce

PULSAR AQUÍ

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, ha explicado esta mañana en el Congreso el anuncio de Rajoy sobre la suspensión del carácter académico de las reválidas para pasar de 4º de la ESO a Bachiller o para obtener el título de Bachillerato y ha dicho que es una “apertura que demuestra a las claras la voluntad del Gobierno del PP de alcanzar un Pacto Educativo“. “Es lo que demanda la gente (que este miércoles salió a la calle para protestar contra estas pruebas) y también la revolución tecnológica digital. Dar seguridad, dar certidumbre a las familias y los docentes durante los próximos 10 o 15 años”, ha defendido.

Méndez de Vigo ha sostenido que ha sido una iniciativa de Rajoy, realizada tras la petición en la tribuna que le ha hecho el portavoz socialista, Antonio Hernando, y que obedece a la apuesta del PP por un pacto nacional de la educación. Según el ministro, la consecuencia inmediata es que las evaluaciones de 4º y de 2º de Bachillerato se suspenden hasta que se alcance el acuerdo. “Esto significa que en 4º de la ESO se realizarán los exámenes pero no tendrá validez académica, es decir, que se pasará a Bachillerato independientemente del resultado, y en 2º de Bachillerato no será necesario aprobar la reválida para obtener el título”.

La Lomce ya establecía que este año, el primero de su aplicación, quienes aprobaran 2º de Bachillerato lograrían el título aunque no aprobaran la reválida. Pero no sucedería así a partir de 2018, en la que la prueba sería vinculante. Es esta circunstancia la mayor novedad del anuncio realizado por Rajoy.

Las pruebas de reválida van a seguir, como ha defendido el ministro, porque “el sistema que no se evalúa, se devalúa”, pero sólo contará para acceder a la Universidad y puntuará igual que la Selectividad actual. “La reválida que tendrá carácter de evaluación es la que servirá de acceso de la Universidad”. Este examen ha sido acordado con la Conferencia de Rectores y, próximamente, sacaremos una orden ministerial, ha señalado el ministro. “Será muy parecida a la antigua PAU (Selectividad) pero el Ministerio tendrá una mayor competencia en los contenidosde ese examen respetando la autonomía de las comunidades.

El responsable de Educación ha insistido de que al final de Bachillerato se realizará una única prueba, una única reválida, que servirá tanto para de evaluación interna como para acceder a la Universidad.

¿Qué implica la suspensión del efecto académico de las reválidas?
Lo más significativo, según informan fuentes del Ministerio de Educación, es que las reválidas -una de las medidas más polémicas de la reforma educativa del ex ministro Wert- “no serán necesarias para obtener el título académico”, como hasta ahora recogía la Lomce. Es decir, las reválidas ya no serán reválidas. De hecho, este curso estas pruebas no iban a contar para titular pero sí lo harían a partir del que viene. Con el anuncio de Rajoy, esto ya no será así. La prueba final de 4º de la ESO se seguirá realizando pero tendrá sólo un valor diagnóstico, nada más (al igual que las de 3º y 6º de primaria). La de 2º de Bachillerato tampoco contará para obtener el título, aunque sí puntuará para acceder a la Universidad, ya que la Selectividad ha desaparecido. Sin embargo, no será obligatoria para los estudiantes que no quieran cursar estudios universitarios.
¿Cómo será la prueba de acceso a la Universidad?
El titular de Educación ha señalado que esta prueba se ha “negociado y acordado” con los rectores y que “próximamente” se publicará una orden ministerial con los detalles, “para que todo el mundo sepa de qué se trata”. De hecho, Daniel Hernández Ruipérez, el rector de la Universidad de Salamanca, ha confirmado a EFE que “la próxima semana habrá otra reunión de la Conferencia de Rectores CRUE, para concretar un nuevo modelo de acceso a las universidades”.

Ante la incertidumbre de la comunidad educativa, que casi dos meses después de haberse iniciado el curso aún no saben cómo será el examen para entrar en la Unviersidad, desde Educación piden “tranquilidad” y aseguran que será “muy similar a la anterior PAU (Prueba de Acceso a la Universidad), con una estructura casi idéntica, aunque el Ministerio intervendrá más en la realización de la misma”. Queda eliminada la idea de Wert de examinar a todos los estudiantes de las mismas materias, a la misma hora. Serán las Universidades y las CCAA las que elaboren estos exámenes, como hasta ahora, aunque el Gobierno central quiere intervenir más. Y, en teoría, se mantendrá el distrito único. Es decir, que si un alumno se examina en Galicia y aprueba, con esa nota puede entrar en una Universidad de Valencia, por ejemplo.

Los alumnos de 2º de Bachillerato tendrán que examinarse en cuatro días -cinco en las CCAA con lengua cooficial- y las pruebas incluirán preguntas tipo test -con una sola respuesta correcta-, semiabiertas, con una respuesta válida que exige una explicación breve por parte del alumno y abiertas, que requieren que el estudiante se explaye. Cada examen durará 90 minutos y habrá 20 minutos de descanso entre uno y otro.

En cuanto a las materias, la prueba, tal y como estaba concebida, versará sobre siete asignaturas obligatorias. Cuatro serán troncales generales (Lengua y Literatura, idioma extranjero, Historia, Filosofía y, lengua cooficial en aquellas CCAA que lo requieran); dos exámenes serán sobre troncales de la modalidad de Bachillerato elegido y un último será sobre una asignatura específica.

¿Qué nota hay que sacar para entrar en la Universidad?
La calificación para el acceso a la universidad se calculará ponderando un 40% la calificación de la evaluación final y un 60% la nota media del expediente académico. Se entenderá que se reúnen los requisitos de acceso cuando el resultado de esta ponderación sea igual o superior a 5 puntos.
¿Cuándo se realizarán?
Hasta que se conozcan los detalles de la nueva orden ministerial, que pueden llevar cambios, las reválidas de la ESO correspondientes al curso 2016-17 en convocatoria única estaban fijadas para finalizar antes del 24 de junio y los resultados deberían ser publicados antes del 15 de julio. Las de Bachillerato deberían finalizar antes del 10 de junio y los resultados deberían ser publicados antes del 24 de junio. También cabe una convocatoria extraordinaria anterior al 8 de julio cuyos resultados deben publicarse antes del 23 o, en el caso de hacerse en septiembre, antes del 9 y cuyos resultados se publicarían antes del 23.
¿Hasta cuándo será esta suspensión anunciada por Rajoy?
La suspensión del efecto académico de las reválidas se mantendrá, según Rajoy, hasta que se logre un Pacto Educativo. ¿Cuándo será eso? Pues aunque la comunidad educativa y el propio presidente del Gobierno esperan lograrlo en un plazo de seis meses, lo cierto es que se puede alargar años. Y hasta que se consiga o se elabore otra norma que sustituya a la Lomce, las reválidas no contarán salvo para entrar en la Universidad.
¿Se puede modificar la Ley?
La Lomce es una Ley Orgánica, pero el calendario de su aplicación se incorporó en una disposición final que, según informan desde el Ministerio, “no tiene carácter orgánico”. Por eso, se puede modificar mediante un Real Decreto en cuanto se forme Gobierno.