Sexualidad

GIMNOFOBIA, EL IMPEDIMENTO DE DISFRUTAR UNA BUENA VIDA

PULSAR AQUÍ

Los dos principales partidos de la oposición, PSOE y Podemos, calientan motores con vistas al 38 aniversario de la Constitución reclamando al Gobierno una reforma de la Carta Magna en esta legislatura para “dar respuestas” al problema de Cataluña, en palabras de la socialista Meritxell Batet, y para “ensancharla”, en boca de Íñigo Errejón.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no ha descartado la posibilidad de proceder a una revisión de la ley de leyes pero ha advertido que se trata de una tarea que requiere “un consenso de partida y otro de llegada”.

La número dos del Ejecutivo ha rechazado, tal y como ha sugerido la diputada socialista, que el Gobierno se esté “parapetando” tras la Constitución y las leyes en lugar de hacer uso de las mismas para propiciar “cauces de diálogo y consenso” con Cataluña. El problema suscitado por el secesionismo catalán exige con “urgencia” de la reforma, ha señalado Batet para quien el anterior mandato del PP significó en este terreno una “legislatura perdida”. “Ahora hay una ocasión”, ha dicho, “para acercar a Cataluña y España y bajar el nivel de conflcitividad”.