Estetica

LO QUE SUCEDE CUANDO NO TE DUCHAS EN DOS DÍAS

PULSAR AQUÍ

La concesión del 65º Premio Planeta ha tenido un inevitable carácter político. El acto, celebrado en el Palau de Congressos de Catalunya, ha sido presidido por Sus Majestades, Don Felipe y Doña Leticia, que han compartido mesa tanto con el máximo representante del soberanismo catalán, Carles Puigdemont, como con algunos de los miembros más destacados del ejecutivo de Mariano Rajoy, comoAna Pastor y Soraya Sáenz de Santamaría.

Aunque se percibía cierta concordia en el trato, la seriedad de Carles Puigdemont ha sido más que evidente. Ya en el photocall de autoridades, el presidente de la Generalitat se ha mostrado taciturno y no ha intercambiado ni una sola palabra con Sus Majestades. Después, ya en la mesa, la cordialidad se ha impuesto y el president ha intercambiado algunas palabras de cortesía con don Felipe, a quien tenía a su lado.

En esta ocasión, la asistencia de políticos al acto ha sido especialmente notable, tal vez porque el Grupo Planeta quería lucir músculo en su 65 aniversario. Entre los asistentes, cabría destacar al ministro de Justicia, Rafael Catalá; la delegada del gobierno, María de los Llanos de Luna; el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle; el conceller de Cultura de la Generalitat, Santi Vila; el teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni; el ex president de la Generalitat, Artur Mas; la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal; y, entre otros muchos, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.

El dispositivo de seguridad ha superado con creces al organizado en otras ocasiones. De hecho, doña Leticia y don Felipe ya tuvieron ocasión de disfrutar de este evento en 2011, cuando el Grupo Planeta celebró su 60º aniversario concediendo el premio a Javier Moro por su novela ‘El Imperio eres tú’. La ocasión anterior en que un representante de la monarquía asistió al acto fue en 2005, cuando la (entonces) infanta Cristina y su esposo Iñaki Undangarin asistieron al triunfo de Maria de la Pau Janer con su novela ‘Si fuera esta noche’.

Sin embargo, en aquellas ocasiones las medidas de seguridad no fueron ni de lejos tan exageradas como esta vez. Cinco arcos de seguridad flanqueaban la entrada al Palau de Congressos de Catalunya y más de un centenar de miembros del cuerpo de seguridad controlaban el más mínimo movimiento de los invitados, siendo especialmente cuidadosos con los periodistas que trataban de acercarse a la mesa presidencial.

Doña Leticia, don Felipe, Josep Crehueras (presidente del Grupo Planeta) y el jurado del premio subieron a la tarima para entregar, primero, el galardón al finalista, Marcos Chicot Álvarez (‘El asesinato de Sócrates’), y a la ganadora, Dolores Redondo (‘Todo esto te daré’). En la tarima se echó en falta a Carles Puigdemont.

Este año el Premio Planeta ha contado con más aspirantes que nunca. No es de extrañar: es el segundo galardón mejor dotado de todo el mundo. Sus 601.000 euros lo sitúan inmediatamente tras el Nobel. Tal vez por eso se han presentado 552 originales, dos más que la ocasión más concurrida hasta el momento. A lo largo de sus 65 años de existencia, se han vendido 42 millones de ejemplares merecedores del galardón, cosa que significa que en cada hogar español hay dos premios Planeta. También en la de Carles Puigdemont.

Curiosamente, el obsequio con el que este año se ha agasajado a los invitados ha sido un ejemplar de la novela histórica ‘Los Austrias’ de José Luis Corral. Seguramente Puigdemont no se lo leerá. Porque ya conoce esa historia.