Amor

No seas tu plan B

PULSAR AQUÍ

Un elemento que identificaba a los ejércitos españoles y que se adoptó para las banderas del país tras el matrimonio de Juana I de Castilla, hija de los Reyes Católicos, y Felipe “el Hermoso”, el archiduque de Austria.

Pablo Iglesias ha intervenido en la segunda jornada del debate de investidura de Mariano Rajoy, mientras se detenía en los casos de Cataluña y el País Vasco para destacar el papel secundario que ahora tienen allí los dos partidos mayoritarios. El único partido “tradicional” que sale indemne es el PNV, la única “institución” junto a la Monarquía, según Iglesias, que están “a prueba de crisis”.

Ha continuado diciendo “las dos instituciones tradicionales a prueba de crisis con la Monarquía y el PNV, bien unidos por la Cruz de Borgoña”, ha apostillado, para hacer notar a renglón seguido que el portavoz de los nacionalistas vascos, Aitor Esteban, se sonreía por su comentario porque “sabe lo que significó la Cruz de Borgoña para los viejos gudaris vizcaínos”. “El señor Rivera a lo mejor lo busca en Google”, ha apostillado.

Cruz de Borgoña.

Con esto, Iglesias ha recordado que la bandera marina vizcaína es la Cruz de Borgoña, pero con los colores a la inversa, además, la Cruz forma parte del escudo de algunos pueblos del País Vasco.

El hermano de Sabino Arana, padre del nacionalismo vasco, realizó varios diseños de la bandera para los diferentes territorios vascos y es precisamente por eso que el PNV utilizaba esta bandera antes de la Guerra Civil como símbolo de Vizcaya y no como símbolo monárquico. La propia ikurriña tiene dos aspas verdes, como la Cruz de Borgoña que las lleva en rojo.

La Cruz de Borgoña o Aspa de Borgoña es una representación de la Cruz de San Andrés. Según una tradición muy antigua, éste fue crucificado en Patrás, en Grecia. Por ser San Andrés el patrón de Borgoña, la cruz era el emblema utilizado por las tropas de Juan Sin Miedo en la guerra de los Cien Años.

Este emblema ha sido incluido en los escudos de armas y en las banderasde España, desde la llegada de la dinastía de los Austria, que estaba emparentada con la Casa de Borgoña, la Cruz de San Andrés fue adoptada para identificar a los ejércitos españoles. En tierra, esta bandera ondeó, probablemente, por primera vez como insignia en la batalla de Pavía en 1525 (aunque las aspas rojas eran lisas y sin nudos), también se utilizó en mar. Quizás, el emblema más característico de los utilizados por los tercios españoles y regimientos de infantería del Imperio español durante los siglos XVI, XVII, XVIII y comienzos del XIX.

Paulatinamente, la bandera fue establecida como el símbolo vexilológico por excelencia de España hasta el advenimiento de la Casa de Borbón con Felipe V, aunque sufrió variaciones en sus colores, por ejemplo, Felipe II dispuso que el paño blanco donde se situaba la cruz se cambiara al color amarillo.